7 comentarios

MI INFANCIA EN EL BARRIO. Pedro M. Tielve Cedillo

 

Mi padre era asturiano y mi madre toledana, mi padre estuvo trabajando en Bilbao y por esta razón yo nací en Baracaldo.

Mi familia se trasladó a vivir a la Alhóndiga a finales del 60 o principios del 61. Mi padre trabajaba en la Uralita, a la cual iba en bicicleta, ya que por aquel entonces había pocos coches aunque recuerdo que un vecino tenía un carromato de esos de tres ruedas.

Elvira Cedillo, la madre del autor, en una fotografía tomada en la calle Eugenio Serrano a principios de los años 60. Las casas del fondo pertenecen a la calle Buenavista. Foto: Archivo Pedro M. Tielve

Elvira Cedillo, la madre del autor, en una fotografía tomada en la calle Eugenio Serrano a principios de los años 60. Las casas del fondo pertenecen a la calle Buenavista.
Foto: Archivo Pedro M. Tielve

Como yo nací en 1959, no tengo recuerdos claros de la Alhóndiga de los primeros años 60. El colegio Ciudad de Getafe aún no se había construido; Los pisos que entonces los conocíamos como “de neveras” (dicen que los mandó construir Kelvinator para sus trabajadores) tampoco, yo contaría con unos 7 u 8 años cuando se empezaron a construir.

Me viene a la memoria un coche con forma de huevo, que estuvo abandonado por aquel entonces en lo que hoy es el Paseo Alonso de Mendoza. Lo que hoy es la plaza Tirso de Molina, entonces era un gran descampado, muy apto para jugar. Por aquel entonces no me importaba el barro y los juguetes escaseaban, pues en mi casa éramos muchos hermanos.

Mediados de los años 60, tiempo de verano. Un grupo de niños juega tranquilamente en la acera que, posiblemente, estuviera recién hecha. Al fondo una estampa típica de aquellos años, una silla de enea a la puerta de la casa espera a la reunión habitual de vecinos en las tardes de verano. La imagen fue tomada en la calle Eugenio Serrano. Foto: Archivo Pedro M. Tielve

Mediados de los años 60, tiempo de verano. Un grupo de niños juega tranquilamente en la acera que, posiblemente, estuviera recién hecha. Al fondo una estampa típica de aquellos años, una silla de enea a la puerta de la casa espera a la reunión habitual de vecinos en las tardes de verano.
La imagen fue tomada en la calle Eugenio Serrano.
Foto: Archivo Pedro M. Tielve

Había tres o cuatro casitas antes de cruzar la vía hacia la calle Polvoranca, la cual no estaba asfaltada. A la izquierda de la citada calle ponían la plaza de toros y a la derecha estaba la huerta, (que estuvo allí muchos años).

Volviendo al barrio, yo vivía en la calle Eugenio Serrano y recuerdo pasar todos los días al lechero, pero me baila la memoria, no recuerdo si venía con un cuatro latas, o con un carro con una mula.

En los descampados (que entonces había muchos) habían palos donde se tendía la ropa. A principio de los 60, el barrio no tenía alcantarillado, en las casas había pozos ciegos; Al agua potable le pasaba lo mismo, había que ir a por ella hasta la fuente de la calle Estudiantes.

El autor del relato posando en la calle Eugenio Serrano. La imagen corresponde a mediados de los años 60. Foto: Archivo Pedro M. Tielve.

El autor del relato posando en la calle Eugenio Serrano. La imagen corresponde a mediados de los años 60.
Foto: Archivo Pedro M. Tielve.

A principios del 70, dejamos el barrio y nos trasladamos a la calle Pizarro, por azares de la vida yo regresé en el 98 y es aquí donde sigo viviendo. Me vienen a la memoria las palabras de un poeta getafense, disculparme pues no recuerdo su nombre, que escribió: “Aquel Getafe entrañable que se nos fue con los años…” Y es que aunque el barrio era muy humilde, sus vecinos eran muy buena gente.

 

Texto: Pedro Manuel Tielve Cedillo

Fotos cedidas por el autor.

 

(Nota: observando las fotos en las que se ve la acera, nos parece apreciar que esta se encontraba en construcción. Si es así tenemos un dato importante ya que podríamos decir que, aunque la calle Eugenio Serrano seguía sin asfaltar,  la acera se realizaría en aquella fecha)

Anuncios

7 comentarios el “MI INFANCIA EN EL BARRIO. Pedro M. Tielve Cedillo

  1. Me parece muy acertada la observacin de la silla. Al caer la tarde los vecinos, se sentaban a la puerta a charlar, ayudaba bastante el que en aquel entonces hubiera pocas televisiones. Eso fortaleca la amistad. Lamentablemente eso es historia y muchos vecinos que conoc de nio, ya han fallecido. Por cierto de los pocos sitios que tenan televisin era el bar “El Cerro”, que luego fu “Pub Cristal”, en Eugenio Serrano esquina a Almagro. Entonces echaban “Perdidos en el espacio”, “Bonanza” e “Historias para no dormir”. Mi madre era apasionada de la radio, programas como “ustedes son formidables” y los seriales radiofnicos la encantaban.

    • Sin duda muchos de nuestra generación coincidimos en que la televisión nos cambió la vida y se llevó costumbres que no se han recuperado. El “Pub Cristal” seguro que merece una entrada especial, su café irlandés marcó a toda una generación.

  2. El ver a los niños sentados en la puerta de la casa me recuerda cuando era pequeña , todos los vecinos jugabamos en la calle: En mi barrio también había muchos descampados y cuando caía la tarde las sillas de las mamás y de las vecinas asomaban para charlar un poco. La verdad que antes con menos televisión se fomentaban más las relaciones entre los vecinos… Gracias por contarnos tus recuerdos Pedro

    • Se nos ha olvidado añadir que las chicas casaderas preparaban su ajuar sentadas en esas sillas en las tardes de buen tiempo. Cuantos bordados se fabricaron entre tertulia y tertulia…

      • La verdad es que sí, me acuerdo de mis primas que sus madres las obligaban a confeccionarse el ajuar, aunque no tuvieran novio. Yo no entendía mucho aquello, pero ellas bordaban sus sábanas y toallas, además de realizar ganchillo…. Se aprovechaba el buen tiempo para estas labores…

  3. Gracias chaval por esta aportación gráfica que nos mueve a recordar mi amado y querido barrio. Tengo fresca en la memoria aquellos inhóspitos solares aquellas calles sin asfaltar,aquellas estrechas aceras y como aquellas tertulias al atardecer de los vecinos, junto a la puerta aquellas alineadas y humildes casitas.Mientras en nuestra inocencia tratábamos de imitar a Manolete emular a Bahamontes,Paulino Uzcudun,,Ramallet,Peiro,Puskas… y los más atrevidos imitando a Paul Anka. Lucho Gatica,ya sonaba Elvis.Me he identificado con ese niño de pantalón corto y ha aflorado en mi aquellos juegos infantiles, aquel revolotear de periquitos(insectos) que al lanzar la boina recubierta de un pañuelo se lazaban a ella. Aquel cimbrear del cuerpo de la niñas haciendo ese ejercicio físico tan saludable y esbelto sin tener como ahora que recurrir al gimnasio
    En fin amigo, no se si leeras esto, incluso si nos conoceremos…pero te agradezco esta muestra, que me ha hecho enrojecer mis ojos…
    Gracias Che!! por cierto sabes de donde proviene en nombre de la C/ Eugenio Serrano..?

    • Muchísimas gracias por el comentario Alfonso, no sabemos si Pedro lo habrá leído o no pero se lo haremos llegar. Por supuesto te invitamos a compartir vivencias, si conoces el barrio es seguro que tendrás cosas que contar de él. Igualmente, estaremos encantados de conocer el porqué del nombre de la calle, si lo sabes no dudes en contarlo.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: